La guerra de los caramelos en Ávila

By , in Ávila Humor remembering on . Tagged width: , , ,

Los caramelos en Ávila

Al principio todo era campo.  En Ávila los niños pululaban ajenos a los avances de la industria del dulce, tan activa en el final del siglo pasado.  Cuando en Madrid o Calasparra todos sabían que “Sin Smint no hay beso” en la ciudad amurallada seguíamos conformándonos con los Pictolín.  Eso provocó que la adicción a esas sustancias tardara en llegar.

Desde que en el siglo XV “La Blanquita” se inaugurara, pocos negocios intramuros habían tomado su relevo. Por allí pasaba el grueso de la chavalería abulense para degustar pepitos de crema, cañas y demás delicias.

Pero con los noventa llegó la terrible crisis del azúcar.  Centenares de tiendas de caramelos comenzaron a abrirse en Ávila y con ellas otros tantos centros de desintoxicación.  El negocio de los caramelos se estableció como una mafia en la ciudad.   Rochol, Caprichos, Mickey, Sabores, Ajates, Melos melos, Nubes y así una larga lista que llegaba más allá de donde la vista alcanza.

Hordas de niños yonkis invadían estos negocios al salir de clase. Buscaban desesperados alguna moneda en el fondo de sus mochilas o entre las migas del sofá, para poder saciar su ansia.  “No lo supe en ese momento, pero años más tarde perdí a toda mi familia por mi adicción.”  Declaraba con lágrimas en los ojos Álvaro Romero, una de las múltiples víctimas de esa época.

Antigua ubicación de Mickey

Los niños recolectores

Él mismo nos relataba como se desesperaba ante los llamados “niños recolectores”.  Este perfil de cliente disfrutaba seleccionando los mejores productos de cada tienda.  Accedían con grandes presupuestos que podían llegar incluso a las doscientas pesetas.   Y se tomaban el tiempo suficiente para elegir de una en una las cuarenta golosinas que se llevarían a su fumadero.  Pero este proceso nunca era lineal, porque hasta llegar a la compra final se modificaban una y otra vez los productos elegidos. En una entrevista exclusiva, Mari Carmen Jiménez (Propietaria de uno de estos negocios) lamenta que compañeros suyos sufrieron crisis de ansiedad ante semejante clientela.

Entonces llegó la revolución.  Un buen día, no lo sabemos con exactitud, abrió en Ávila la primera tienda autoservicio de caramelos y todo cambió.  La desesperación se trasladaba ahora a los propios niños que se movían de un lado para otros llenos de indecisión.  Costó tiempo comprender que cada una de las palas se utilizaban para una cosa y que “no se podía mezclar”.

Sabores, uno de los rincones favoritos de millones de jóvenes en los 90

El fin de una época

Antes de la llegada del botellón a Ávila, las transacciones sociales y comerciales de los adolescentes se realizaban en torno a estos productos.  Se descubrieron verdaderos expertos.  Gentes que eran capaz de catarlos y afirmar sin tapujos que los jumpers eran el Top de los gusanitos.   Eran los primeros influencers sin Twitter ni nada que lograron abrir una terrible guerra entre heladerías, donde algunos opinaban que Palazzo era el rey  y otros se batían en duelo por La flor valenciana.

Pero lamentablemente, el botellón, Emilio Aragón y Esta noche kedada acabaron progresivamente con esta ancestral tradición.   Muchas de estas tiendas se vieron obligadas a cerrar y la vida nunca volvió a ser igual.

César Díez Serrano

A veces escribo cosas y a veces leo. Mitad de Valencia , mitad de Ávila y cuando se puede de Londres. He publicado La edad de Acuario, El Misterio de Ana Bolena y Conspiración en Londres, además de colaborar en las dos entregas de El mundo según los abulenses y Leyendas según los abulenses. Cofundé la Asociación de Novelistas “La sombra del Ciprés”. Ingeniero Informático especializado en Marketing. Valencia CF, Football Manager, MClan, Jarabe de Palo y Bunbury.

Puedes saber más sobre mí y descargar mis novelas, visitando www.laedaddeacuario.com

Recommended articles

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies