La web de noticas falsas sobre Ávila que podrían ser verdad y no te extrañaría

Remembering the 90’s: Chicho Terremoto

Hoy iniciamos una sección que ya lanzamos en anteriores blogs: Remembering the 90’s . En ella vamos a tratar de dar explicación a la situación actual de los nacidos entre 1980 y 1990, a través de los programas de televisión que consumíamos.   En el Gloucester Post creemos que tantas horas frente a la caja tonta, no pueden haber pasado en balde.

En primer lugar, vamos a desgranar una de las series animadas que más se repitieron en nuestras tardes de Nocilla: Chicho Terremoto.

Chicho Terremoto: El argumento

Cuenta la historia de un niño japonés llamado Chicho López que juega en un equipo de baloncesto con gente que le dobla la edad.  Además, está enamorado de Rosita, una atractiva joven igualmente mayor que él y por cuyo amor competirá con la mascota de esta, su perro Bobby.  Como dato importante, cabe señalar la indescifrable obsesión del protagonista por levantar las faldas de las mujeres para verlas la ropa interior.

La cabecera

Chicho es un canijo,

un canijo pequeñito,

que llega muy alto

para hacer un buen tapón.

Chicho, chicho es un terremoto

que destroza todo

su famoso tiro del gato

es de lo mejor.

Eres grande en una pista

tienes grande el corazón.

Las miradas de esa chica

se roban como un balón.

Chicho es un canijo,

un canijo pequeñito,

que llega muy alto

para hacer un buen tapón.

Chicho es un canijo,

un canijo pequeñito,

es bajito, un comino

es un campeón.

Chicho terremoto,

terremoto, terremoto

eres grande en una pista

tienes grande el corazón.

 

El análisis

Si eres de las personas que piensan que la generación de los 80 no lleva a nadie al volante, documentos como este pueden darte una explicación.  El planteamiento de un niño que mide poco más de un metro como estrella del Baloncesto en una especie de NBA japonesa, nos avanza un poco el estado mental de sus guionistas.  Debieron correr ríos de hierba al escribir el guion.

Pero este tal vez sea el detalle de menor importancia.  Si hoy se emitiera esta serie, las Pussy Riot empalarían a sus creadores.  En sus capítulos vemos una obsesión innata del tal Chicho por ver las bragas de todo quisqui e incluso robarlas para ponérselas en la cabeza o usarlas en los partidos para obtener mejores resultados (Una especie de espinacas para Popeye)

A todo esto, nos encontramos con un perro que quiere casarse con su ama y que compite con el chiquillo como si no hubiera mañana.   Se genera una atmósfera bizarra y extraña que quema neuronas por minuto.

Luego tenemos a la susodicha, la tal Rosita que parece que no se entera de nada y se deja querer.  El perro y el chiquillo se pueden medir de tú a tú con hombres hechos y derechos en la conquista de su corazón.  Si hacemos un esfuerzo, podemos interpretarlo con una especie de mensaje de que “la belleza está en el interior”.  Pero justo en ese momento de reflexión, el protagonista saca a pasear su risa de loco y todo se nos cae de nuevo.

Chicho Terremoto pertenece a ese grupo de personajes japoneses dementes como Shin Chan que son los Andrés Pajares y Esteso de la animación asiática.  De hecho, como vemos en el siguiente video, en la primera escena de la serie podemos ver al protagonista espiando en el vestuario de las chicas con cara de obseso sexual.

Pero ojo al dato, esta serie logró emitir más de cincuenta capítulos repletos de situaciones absurdas que fueron vistos por centenares de miles de jóvenes españoles.  Por eso, si hoy en día os encontráis con algún chico o chica de esta generación, por favor sed pacientes con nosotros.

Valoración final

Sin duda nos encontramos ante una de las obras clave de la generación.  Una perfecta y equilibrada unión de locura, mal gusto y sin sentido que provocaba a la par risas y estupefacción.   Solo apta para paladares sumamente abiertos.

Nivel de absurdez (9/10)

Nombres de los personajes (8/10)

Cabecera (7/10)

Base argumental (3/10)

Ofensividad (9/10)

Facebook
Twitter
WhatsApp
BOLETÍN DE NOTICIAS
Oye, majete, ¿quieres que te avisemos cuando haya algo nuevo?
Última hora

Escrito por César Díez Serrano

1.m. Mamífero, ser animado racional que ha llegado a la edad adulta, con doble nacionalidad abulensevalenciana que dedica su tiempo libre a escribir tonterías. Nieto de Teodorillo el de Vallespín y la señora Tere, que hacían los mejores callos del mundo.

2.m. Intento de escritor aficionado que ha publicado, contra todo pronóstico, cuatro libros: la triología La edad de Acuario y El sueño de Connor.

3.m. Fundador de asociaciones y empresas de dudoso éxito nacional e internacional.

4.m. Tipo de ensalada originaria de los Estados Unidos y título de emperadores romanos.

Te puede interesar…

Nueve consejos para llevar mejor el teletrabajo en Ávila durante la cuarentena

El confinamiento está siendo muy duro para todo el mundo y no iba a ser una excepción para los abulenses. En esta extraña época nos hemos visto obligados a trabajar en nuestras casas, lo que está produciendo graves alteraciones en la vida laboral de las gentes de Ávila. Por eso en el Gloucester Post hemos elaborado nueve consejos para que puedas seguir manteniendo tu día a día como si no pasara nada. Siguiendo estos consejos te parecerá que sigues yendo a tu lugar de trabajo ¡Vamos con ello!

¡Empieza el día como lo hacen los verdaderos abulenses!

-Tip 1: Nuestro primer consejo es que prepares algunos útiles que necesitarás a primera hora. El día anterior mete en el congelador un espejo, una bolsa de hielos y deja espacio suficiente como para que entre un melón.
-Tip 2: A la mañana siguiente y justo antes de ponerte a trabajar, introduce la cabeza en el congelador durante 5 minutos y sal a la terraza otros 10 junto con el espejo que habías guardado. Si cierras los ojos podrás imaginar una típica mañana de diciembre abulense. Para darle más realismo, puedes conectar un ventilador y orientarlo hacia tu cara. Aprovecha para esparcir la bolsa de hielo en el suelo de la cocina.
-Tip 3: Tras el paso dos y sin entrar en calor, ponte a rascar el espejo con las manos desnudas hasta que quites la capa de hielo y recuerda esa sensación de rascar el coche. Intenta hacerlo cogiendo el bolso, un maletín o con las llaves de la mano.
-Tip 4: Vuelve a la cocina y camina sobre hielo que previamente habías vertido. Si lo has hecho bien, se habrá formado una superficie semi helada. Siente la estupenda sensación de no estamparte mientras te deslizas sobre ella.
-Tip 5: Lleva a tus hijos del salón a la cocina y diles que vais al colegio. Intenta ponerlos en estado nervioso con anterioridad para obtener un mayor realismo. Nota aclaratoria: Los padres que llevan a sus hijos al Diocesano no es necesario que metan el coche en el pasillo, ni que se despeatonalice la zona, pueden hacerlo andando.

¡Lleva a tu casa la esencia de una verdadera oficina abulense!

-Tip 6: Simula tu propio bar para tomarte un café: Pon a un familiar con un paño detrás de la mesa y pídele un café y que te haga los comentarios típicos de tu camarero habitual: “¿Qué tomamos? ¿Lo de siempre?”. Puedes tratar de copiar pinchos típicos de Ávila como las patatas del Mangas o los cojonudos del Bucanero.
-Tip 7: ¡No te cortes! Si eres funcionario puedes ir a la cocina a tomar café tantas veces como quieras. Además, no tendrás que buscar excusas, puedes dejar tu ordenador encendido y nadie notará que haces algo distinto a lo habitual.
-Tip 8: A la vuelta de tu pausa, coge a tus hijos y siéntalos en el pasillo para simular una sala de espera repleta de clientes. Cuando te aburras puedes ir llamándoles a que pasen o puedes jugar con su desesperación desde tu puesto de trabajo.
-Tip 9: A la hora de tu salida, pasea por el pasillo con las manos en la espalda con un periódico viejo y una barra de pan. Ponte varias capas de ropa para que puedas decir eso de “Es que salgo por la mañana con frío y vuelvo con calor”.

Leer más »