La web de noticas falsas sobre Ávila que podrían ser verdad y no te extrañaría

Estudio en escarlata

Hoy te presentamos la reseña sobre la primera novela de Sir Arthur Conan Doyle «Estudio en escarlata». Se trata de la primera obra donde aparece el célebre detective Sherlock Holmes, totalmente llena de misterio.

Si alguna vez has tenido un arrebato intelectual que te ha llevado a valorar la posibilidad de leer un texto clásico, pero finalmente la has descartado por considerarlo tedioso, estás ante una gran oportunidad para despertar a tu parte más sesuda.  Y es que las historias de Conan Doyle están tan bien estructuradas que hoy, más de un siglo después,  te pueden enganchar página tras página, como si fuera el último escritor al que le hayan colocado su trabajo en las principales librerías del mundo.

Este “Estudio en escarlata” es la primera novela en la que el autor escocés nos presenta a un tal Sherlock Holmes, al cual volverá a pintar en numerosas ocasiones. En él nos sumerge en pleno Londres del siglo XIX y por arte de magia nos veremos paseando entre las imperiales construcciones de Baker Street, con el ir y venir de coches de caballos  de fondo. Las descripciones alcanzan tal nivel que por momentos me he encontrado viendo otra película de la saga protagonizada por Robert Downey Jr.  Sin duda las adaptaciones que actualmente existen en el mercado, son una maravilla.

Pero yendo directamente a la acción, lo que nos encontraremos es el inicio de las peripecias del insigne detective.  El libro comienza justo en el momento en el que su inseparable compañero, el doctor Watson, regresa a Londres procedente de la guerra de Afganistán donde ha sido herido, en busca de un nuevo acomodo en la capital inglesa.   No en vano, todo el libro refleja el diario del eterno ayudante que va relatando lo que se encuentra en el camino, al acompañar al simpar protagonista a lo largo de la trama.

Ambos se embarcarán en la resolución de un llamativo asesinato que no ha dejado prueba alguna que ayude a Scotland Yard a descubrir su origen. Y esto será así tanto para los resabidos inspectores Lestrade y Gregson como para el propio lector.  Es muy importante fijarse en los detalles de la escena del crimen, para ir adivinando el desenlace a medida que se acerca el final que sin embargo se define de una manera excelente.

Cabe señalar que a mitad del desarrollo se abre un polémico paréntesis en forma de relato.  Puede frenar de lleno el ansia por seguir adentrándose en la figura del más famoso detective inglés, sin embargo no hay que renunciar a este.  Cierto es que es una historia que poco o nada tiene que ver con lo relatado hasta el momento, pero su importancia en el desarrollo del caso será vital.  Una vez más, recomiendo estar muy atento a cada detalle para saborear el desenlace.

Este libro va recomendado a todo el mundo que quiera iniciarse en el ámbito de la novela policiaca.  Su entretenida trama y corta extensión, lo hacen ideal para perfiles que deseen huir de las tan de moda obras interminables.  Sin duda es un clásico que todo el mundo debería de leer, con la garantía de pasar un tiempo muy entretenido, metiéndose en la piel de uno de los personajes más célebres de la literatura inglesa.

 

Facebook
Twitter
WhatsApp
BOLETÍN DE NOTICIAS
Oye, majete, ¿quieres que te avisemos cuando haya algo nuevo?
Última hora

Escrito por César Díez Serrano

1.m. Mamífero, ser animado racional que ha llegado a la edad adulta, con doble nacionalidad abulensevalenciana que dedica su tiempo libre a escribir tonterías. Nieto de Teodorillo el de Vallespín y la señora Tere, que hacían los mejores callos del mundo.

2.m. Intento de escritor aficionado que ha publicado, contra todo pronóstico, cuatro libros: la triología La edad de Acuario y El sueño de Connor.

3.m. Fundador de asociaciones y empresas de dudoso éxito nacional e internacional.

4.m. Tipo de ensalada originaria de los Estados Unidos y título de emperadores romanos.

Te puede interesar…

Nueve consejos para llevar mejor el teletrabajo en Ávila durante la cuarentena

El confinamiento está siendo muy duro para todo el mundo y no iba a ser una excepción para los abulenses. En esta extraña época nos hemos visto obligados a trabajar en nuestras casas, lo que está produciendo graves alteraciones en la vida laboral de las gentes de Ávila. Por eso en el Gloucester Post hemos elaborado nueve consejos para que puedas seguir manteniendo tu día a día como si no pasara nada. Siguiendo estos consejos te parecerá que sigues yendo a tu lugar de trabajo ¡Vamos con ello!

¡Empieza el día como lo hacen los verdaderos abulenses!

-Tip 1: Nuestro primer consejo es que prepares algunos útiles que necesitarás a primera hora. El día anterior mete en el congelador un espejo, una bolsa de hielos y deja espacio suficiente como para que entre un melón.
-Tip 2: A la mañana siguiente y justo antes de ponerte a trabajar, introduce la cabeza en el congelador durante 5 minutos y sal a la terraza otros 10 junto con el espejo que habías guardado. Si cierras los ojos podrás imaginar una típica mañana de diciembre abulense. Para darle más realismo, puedes conectar un ventilador y orientarlo hacia tu cara. Aprovecha para esparcir la bolsa de hielo en el suelo de la cocina.
-Tip 3: Tras el paso dos y sin entrar en calor, ponte a rascar el espejo con las manos desnudas hasta que quites la capa de hielo y recuerda esa sensación de rascar el coche. Intenta hacerlo cogiendo el bolso, un maletín o con las llaves de la mano.
-Tip 4: Vuelve a la cocina y camina sobre hielo que previamente habías vertido. Si lo has hecho bien, se habrá formado una superficie semi helada. Siente la estupenda sensación de no estamparte mientras te deslizas sobre ella.
-Tip 5: Lleva a tus hijos del salón a la cocina y diles que vais al colegio. Intenta ponerlos en estado nervioso con anterioridad para obtener un mayor realismo. Nota aclaratoria: Los padres que llevan a sus hijos al Diocesano no es necesario que metan el coche en el pasillo, ni que se despeatonalice la zona, pueden hacerlo andando.

¡Lleva a tu casa la esencia de una verdadera oficina abulense!

-Tip 6: Simula tu propio bar para tomarte un café: Pon a un familiar con un paño detrás de la mesa y pídele un café y que te haga los comentarios típicos de tu camarero habitual: “¿Qué tomamos? ¿Lo de siempre?”. Puedes tratar de copiar pinchos típicos de Ávila como las patatas del Mangas o los cojonudos del Bucanero.
-Tip 7: ¡No te cortes! Si eres funcionario puedes ir a la cocina a tomar café tantas veces como quieras. Además, no tendrás que buscar excusas, puedes dejar tu ordenador encendido y nadie notará que haces algo distinto a lo habitual.
-Tip 8: A la vuelta de tu pausa, coge a tus hijos y siéntalos en el pasillo para simular una sala de espera repleta de clientes. Cuando te aburras puedes ir llamándoles a que pasen o puedes jugar con su desesperación desde tu puesto de trabajo.
-Tip 9: A la hora de tu salida, pasea por el pasillo con las manos en la espalda con un periódico viejo y una barra de pan. Ponte varias capas de ropa para que puedas decir eso de “Es que salgo por la mañana con frío y vuelvo con calor”.

Leer más »