¿Por qué no saltan los abulenses en los conciertos?

By , in Ávila Humor Investigación on . Tagged width: , ,

Un equipo de investigación del Gloucester Post se ha puesto manos a la obra, para revelar otro hecho autóctono de la ciudad amurallada.  Con muchas (sufridas) horas de conversaciones en las fiestas de verano, litros de cerveza y otros tantos pinchos cargados de colesterol, se ha sacado a la luz un escalofriante documento:  Los abulenses no saltan en los conciertos.

Nos desplazamos a los alrededores de la plaza de toros de Ávila.  Millones de personas salen a la calle a disfrutar de uno de los acontecimientos mundiales más importantes de la época estival: Las casetas.  Entre Kamela y decenas de pantalones-tanga, nos encontramos con una variada oferta de conciertos.

Compramos varias entradas, sorprendidos porque no conocíamos casi a ninguno de los cantantes de las fiestas (Nos hacemos viejunos).  Ya ni siquiera el bueno de Melendi se deja caer por la ciudad.  El nivel es paupérrimo, totalmente estremecedor.

La segunda sorpresa salta de inmediato, cuando accedemos a ese macroestadio denominado “La multiusos”.  Lo que antes era un espacio infinito donde cabían todos los pueblos de la región, hoy se convierte en una ratonera que presenta un escenario a menos de la mitad de su extensión.   Pero la asistencia no le va a la zaga, apenas cuatro gatos y tres sardinas esperan a los cantantes.  Las luces se apagan y entonces lo vemos.

El cantante lo da todo.  Los guitarristas se dejan las yemas de los dedos.  El de la batería se carga las baquetas… Pero el público se muestra frío, totalmente impertérrito.   Cuando los abulenses acuden en masa a un concierto, se convierten en un auténtico bloque de hielo humano.  Está en nuestros genes.

Un abulense que sobrepasa los veinte años (En los mejores casos) no se mueve en los conciertos.  Y si lo hace, lo hace de manera intermitente, como las ofertas del Lidl.   Existen varios tipos de movimientos que solemos hacer cuando la música suena.

Los movimientos de los abulenses en los conciertos

-El movimiento gallinero:  Consiste en mover la cabeza al ritmo de la música (De forma más o menos acertada).  Se puede acompañar con un leve movimiento de brazo en alto, pero siempre en una posición fija, sin levantar las piernas.

-La canasta: En realidad no es un movimiento, pero es una de las posturas más repetidas.  Hace falta un accesorio para poder realizarlo, normalmente un vaso de cerveza.  El sujeto lo coloca junto a su cuerpo y hace extraños movimientos con el brazo que queda libre.  Se relaciona con las personas ebrias.

-El esquizofrénico/a:  Sus practicantes tienen doble personalidad.  Pasan una mitad del concierto parados y la otra saltando como locos/as.  Suelen poner sus motores en funcionamiento cuando llega alguna estrofa que conocen.  Si no se la saben entera la rellenan con palabras aleatorias o sonidos ininteligibles.   En ese momento comienzan a saltar sin sentido, con un brazo extendido y un dedo apuntando al cielo.  Es el único resquicio de saltos en Ávila.

-El amigui: Los distinguirás rápidamente porque son los que únicamente se mueven si interactúan con amigos.  Pueden hacerse selfies, pasarse el brazo por encima del hombro de su colega o decir expresiones como “qué buena es esta”, “temazo” o “vamos ahí”.

-El proveedor:  Tienen una función clara y no es otra que la de suministrar bebida de forma constante a sus amigos.  El concierto es lo de menos, por supuesto no saltan y si lo hacen, van seguidos de un baño de cerveza.

-Los artistas invitados: Suelen ser personas de fuera de Ávila o abulenses que han vivido mucho tiempo en otros lugares.  Ante la situación de su entorno, deciden lanzarse en solitario a bailar y saltar, sin importarles las miradas inquisitorias del resto del público.  Son los exaltados que pueden verse en los videos de este post.

¿Por qué no saltan los abulenses?

Todo parece indicar que la altura evita que el abulense común pueda saltar en los conciertos.  De hecho, en Ávila hay tantas cuestas para evitar las escaleras.  Donde quiera que haya peldaños, existe una alternativa para subir sin tener que saltar. El historiador abulense Iñaki Zugarastaramendi, justifica esta herencia genética como un sentimiento de pertenencia a nuestra tierra.

Si bien es cierto que existen otros postulados que afirman que en realidad, los abulenses se animan menos que Cristiano Ronaldo en la feria del libro.

Pero ahora te preguntamos a ti, oh gran lectora o lector de este blog ¿Por qué no saltas en los conciertos?

¿Por qué no saltan los abulenses en los conciertos?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Anexo: La excepción de la abulense saltarina

Entre el mar de Twitter hemos encontrado a una amable psicóloga abulense, @SusanaMar10, que se define como una alternativa al inmovilismo de nuestra ciudad. En el video que vemos a continuación, podemos observar (Más o menos) como esta amiga se mueve al compás de la música.  Como en los documentos sobre apariciones OVNIS, hemos de creer que está saltando poniendo algo de fe y unas cuantas biodraminas.

 

A veces escribo cosas y a veces leo. Mitad de Valencia , mitad de Ávila y cuando se puede de Londres. He publicado La edad de Acuario, El Misterio de Ana Bolena y Conspiración en Londres, además de colaborar en las dos entregas de El mundo según los abulenses y Leyendas según los abulenses. Cofundé la Asociación de Novelistas “La sombra del Ciprés”. Ingeniero Informático especializado en Marketing. Valencia CF, Football Manager, MClan, Jarabe de Palo y Bunbury.

Puedes saber más sobre mí y descargar mis novelas, visitando www.laedaddeacuario.com

También uso Twitter @Laedaddeacuario

Recommended articles

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies