No todas las historias de amor duran una eternidad. Hay veces que de repente te sale ese doble seis en la tirada y ganas la partida sin despeinarte. A mí en el verano de 2019 me salió. Hacía tiempo que no me enamoraba y la verdad es que veía con demasiada desconfianza el volver a hacerlo, o al menos como antes. Pero sucedió y fue tan fuerte y bonito que no podía ser para siempre. Entonces llegó aquel beso en la playa, Sevilla, su pelo, su sonrisa y de repente la vida no parecía tan mala.

El invierno acabó por borrarlo todo y por primera vez me di cuenta de que a veces, aunque dos personas quieran, no siempre se puede. Mi rubia de la calle Sierpes me ayudó a reconciliarme con el amor, porque la quise, la quise mucho y supongo que todavía la quiero. Como digo, no hace falta que el amor dure una eternidad para saber que es de verdad, y con ella lo fue. Esta poesía la escribí 365 días después en Valencia, el mismo lugar en el que empezó todo, en una de esas noches en las que la echaba de menos. Donde quiera que estés, esta es para ti.

Rubia de la calle Sierpes

Fuiste un soplo de la mar en calma

Esa tarde de levante valenciano

Una luz en medio de un cuarto a oscuras

Que convierte en esperanza lo mundano

Y ese pelo alborotado y esos ojos de Sevilla

Aquel beso de una noche de verano

Dama de dos caras, sueño y pesadilla

Fuiste de “La Reina” en Valencia

En Ávila sangre y cuchilla

Rubia de la Calle Sierpes,

La del cigarro en la mesilla.

Fuiste la flor marchita del invierno

Una maraña de llanto y de rutina

El grito sordo que muere de rodillas

Esa lucha que ya nunca termina

Y ahora vete y lía otro cigarro

Que de esos lodos ahora vienen estos barros

Que de tanto entrar en guerras,

Te has olvidado de tu bando.

Rubia de la calle Sierpes, el verano ha terminado.

No te olvides de mi suerte, ni del beso ya enterrado.

Artículo anteriorPijamas de Batman
Artículo siguienteEmprender
César Díez Serrano
A veces escribo cosas y a veces leo. Mitad de Valencia , mitad de Ávila y cuando se puede de Londres. He publicado La edad de Acuario, El Misterio de Ana Bolena y Conspiración en Londres, además de colaborar en las dos entregas de El mundo según los abulenses y Leyendas según los abulenses. Cofundé la Asociación de Novelistas "La sombra del Ciprés" y la empresa Simple Marketing. Ingeniero Informático especializado en Marketing. Valencia CF, Football Manager, Jarabe de palo y Millennium.